Si se acabó el sendero de tus sueños

Si se acabó el sendero de tus sueños

Ya lo he tenido todo,
todo lo que he añorado en mi camino
por este estrecho mundo.
No me queda más sueño que viajar
lejos de donde el cuerpo aún palpita.

Tal vez tú ya viviste, como yo,
lo que tu sueño creaba día tras día.

¿Y luego qué?
¿Qué pasa cuando acaba el recorrido?

El camino termina y sigues vivo,
lleno de oxígeno, observando los restos
que las huellas dejaron
a tu paso.

Si despiertas, si avanzas hacia donde no hay contraste,
la gente te rehuirá, se mofarán de ti y te harán el vacío.
No te importe. Detrás de ello no hay nada,
solo miedo al temblor de unos cimientos
sostenidos en humo.

He visto amigos irse de mi lado,
cazados por las garras de un destino
invisible, impredecible, despiadado .
Yo no pude hacer nada, se escaparon del mundo
con la agenda repleta de proyectos
y mi mensaje en espera de respuesta.

Cuando acabe el camino
y la hostilidad se alce ante tu huida,
aguanta el tirón; todos somos dioses.
Cada núcleo es el núcleo de lo eterno.
Cada otro es un yo. Hay un relevo
pendiente en una esquina para ellos.

Nunca fui más feliz que ahora que miro
lo que pareció ser y nunca ha sido,
y lo que somos todos.

Si sabes de qué hablo,
si se acabó el sendero de tus sueños,
disfruta,
no sientas desengaño, baila conmigo.
Esta vida está llena de regalos.

Vivir no es un estado pasajero.
La vida es inherente a la existencia.
Y la existencia es la vida que trasciende
la vida,
la muerte,
el sueño de avanzar y el fin del vuelo.

Pero yo quiero
morir antes de irme
porque quiero
nacer antes del fin
del destino marcado en el tablero.


Cuando al fin

Cuando al fin venció el terror
y se atrevió a mirar a sus demonios,
descubrió que ellos,
aterrados,
no se atrevían a mirarle.


Nada perdido

Quiero sacar tu esperanza de estas letras;
tu alegría, incluso,
si las lees.

Te digo: yo morí.
Y es cierto, varias veces.
Aún ahora estoy muerta
pero sé,
       tal vez porque tengo perspectiva
            ¡al fin!,
que nada importa.

Nada se pierde porque nada hubo.
Solo estuviste tú.
Y, mírate, ¿no estás ahora?

Si algo acabó, nunca empezó.
Por lo tanto, y ya que solo estás tú,
pareció ser un sueño.

Mírate de nuevo, estás aquí.
Y lo que eras es poder,
y los elementos fluctúan entre la paz
y la ilusión.

Estás aquí, libre, disponible.
Tienes la esencia y tienes el sueño.

Y parece que un mundo reclama tu presencia.
Pero, ¡ojo!, tuyos son tus pensamientos,
y estos son imágenes
de las cuales están compuestos los momentos
del mundo
que es tu vida.

Nada perdido.
Lo que nunca nació, siempre existe.

Sobre ello, tu voluntad ante los ojos.
Vístela de confianza, de esperanza
y vive la realidad que brota de tus anhelos,
para que nazca.

Disfruta, porque cuando parezca morir
se estará, simplemente, desintegrando
en su esencia,
      que es La Esencia,
       lo que Eres
       eternamente.

            Sin fin.


Cuando escribes tú, poeta

Categoría: Poesía

Siento que nace un poema dentro de mí,
y en lugar de abrirme al poema
me abro a la sensación.

Puedo escribir, sí, pero no es eso.

Tanto que decir, y todo es nada.
Imágenes danzando en sensaciones,
sensaciones bullendo entre líneas.

Y el brote de una intriga…

Cuando escribes tú, poeta,
¿por qué y cómo?
Y más,
¿dónde estaba eso antes,
y qué era?


No vivas en tu mente

Categoría: Poemas Místicos

No vivas en tu mente.
Ella te abastecerá de recursos que sirven únicamente a ella.
Te dará sensaciones, deseos, objetivos, anhelos, inquietudes…
para que los alimentes y le des sentido
a ella.

Te llenará también de orgullos, miedos, resquemor, odio, y dividirá en dos el mundo.

Pero tú no eres nada de todo ello.

Obsévala desde fuera.

No entres en tu mente.
Y si entras, no eches el cerrojo
porque un día, harto de sentir el vacío que es,
tendrás urgencia por salir
y volver a tu esencia,
a casa,
olvidando para siempre que aquel lugar nunca existió.

Graciela Bárbulo

No tengas miedo

Etiquetas:

Categoría: Poemas Místicos

No tengas miedo de perder nada.
Nada que puedas perder es real.

Todo lo que podrías perder tuvo un principio, y antes de ello ya Eras.
Todo lo que podrías perder tendrá un final, y después de ello, aún Serás.

Eso que Eras y Serás es lo que te define, lo que Eres.
Y sobre lo que te define siempre podrás crear todo lo que desees.
Porque lo que te define, Eso que Eres, es potencial infinito,
es la definición de la forma que tu mente puede llegar a crear,
siempre a tu disposición,
para representarse ante ti
para su uso.

Graciela Bárbulo

Eres

Categoría: Poemas Místicos

Da alegría y serás alegre.
Da luz, y serás iluminado.

Da odio y serás odiado.
Da miseria y serás miserable.

Da amor, y serás amor.

Eres el punto de partida de lo que tu mundo es, la semilla de su expresión.

Eres el faro que impregna el mundo.

Tú eliges de qué.

Graciela Bárbulo
Vídeo

Papel quemado

Etiquetas:

Categoría: Poesía

Se deshizo entre mis dedos como papel quemado
aquel sueño
            ayer ansiado

cuando desperté

a tu lado,

amor.

Graciela Bárbulo

Desconfiguración del mundo

Categoría: Poesía

Cuando ya no lo esperaba, apareció

y dijo: perdóname.

 

Entonces, mi rencor se apagó,

el mundo se desconfiguró y solo

quedamos él y yo.

 

Y luego, nadie.

            Sólo Amor.

 

Graciela Bárbulo

Tú sabes cómo es esto

Tranquila, amor, tú sabes cómo es esto.

No desfallezcas.
Estoy a tu lado, pero no me ves.
No puedo recogerte y traerte
aún
conmigo,

pero cuando sientas que ya no queda aire
ni para un último suspiro,
te dejarás llevar,
y sucederá lo que aún no crees.

Será tu última caída,
que, libre de anhelos, de emociones, de criterios,
de rencores,
carecerá de gravedad.
Y en el último abandono,
sin el peso de tu identidad, no caerás finalmente.

Te elevarás,
atravesando el espacio ya vacío,
limpio de miedos.

Antes de terminar el viaje
comprobarás que siempre te he esperado,
para darte un abrazo infinito
del que no despegarnos, para seguir,
juntos,
el camino hacia la aurora.

Graciela Bárbulo