Todo el mundo está en su Aquí

  • 0

Todo el mundo está en su Aquí

No existe un escenario en el que estemos todos.

Cada cual tiene su propio escenario personal.

Cuando tú estás con otras personas, crees que ellas están ahí contigo. Sin embargo, cada una de ellas está en su propio Centro, en su escenario personal.

De tal forma, tú sólo percibes el reflejo de ti en cada persona, y para cada persona representas el reflejo de sí misma.

Cada cual mete al otro en su escenario; es decir, en su «punto de fuga».

Pero nadie está ahí enfrente.

Todo el mundo está en su «Aquí».


  • 0

Despertar

Cuando tú estás en un sueño y te preguntas cómo has llegado a esa situación, te despiertas.

Del mismo modo, cuando tú te preguntas cómo has llegado a la propia vida personal, Despiertas.

La cuestión es que Despertar no es un escalón que nos conduzca directamente a la Liberación. Con frecuencia, nos lleva a otro escalón, y este a otro; y cada uno de ellos nos aleja más del momento de partida, pero no sabemos a dónde nos acerca.

Sin embargo, ya no hay retorno.

En el mismo acto de hacerse la pregunta radica el Despertar.

Preguntárselo y Despertar son una misma cosa. Una vez aceptado por la mente, la cuestión no es que ésta se desintegre, sino que su argumento se despersonaliza. Este proceso, el yo individual lo interpreta como una especie de muerte.

Pero más allá de ello, resurge, paulatinamente, la Verdadera Identidad, que consiste en una Re-conexión con todas las identidades escondidas de sí mismas tras una apariencia individualizada.

Graciela Bárbulo

  • 0

Esta realidad

Esta realidad es verdad,
pero,
del mismo modo que el personaje proyectado sobre una pantalla no puede decidir nada acerca de sí mismo,
esta realidad
no tiene poder.

Sin embargo,
tú eres la luz que se proyecta y,
más allá,
la idea
y la elaboración de lo proyectado.

Siempre.

Graciela Bárbulo

  • 0

Estratos de tiempo

Todo existe a la vez.

Los tiempos ayer, hoy, mañana son estratos de nuestra mente.

Tenemos la atención puesta en un estrato (lugar) concreto de esa mente, y a eso le llamamos «el ahora».

El futuro también existe ya, por eso existen las predicciones.

En cuanto a las predicciones, hay que decir algo. Siempre se pregunta, «pero si el futuro es predecible, ¿esto quiere decir que ya está predefinido, da lo mismo lo que yo haga?»

La respuesta a esto es que existe un estrato de futuro que encaja exactamente con este presente en ese tiempo global («Ahora» en una dimensión más sutil), y la predicción se establece al margen del libre albedrío.

Es decir, tú, tal como piensas hoy, en el lugar que te encuentras hoy, con la gente, intenciones, querencias, recursos, etc. que tienes hoy, dentro de un tiempo serás «equis», alguien definible desde este hoy.

Pero desde hoy hasta ese tiempo (lugar en el Eterno Ahora), has ido introduciendo cambios, asumiendo y liberando cosas. De este modo, modificas el futuro predicho, aunque en su momento fuera exacto en función de los elementos utilizados.

En la 3D el tiempo es un continuo (pasado, presente, futuro):

MDE 1

En la 4D el tiempo son escalones:

MDE 2

Uno de estos escalones es «hoy». Si «hoy» el escalón es el 2, corresponde que en un tiempo el «hoy» sea el 4. Pero tal vez el tiempo 3 tú introduces un cambio, entonces hay un desplazamiento lateral de los eventos, de forma que la secuencia se monta de nuevo.

En la 5D el tiempo es así:

MDE 3

De tal forma, espacio y tiempo están entremezclados.

En E2-T2, tú eres el de hoy, pero te puedes desplazar en cualquier sentido. Dentro de un rato puedes ser E1-T1.

Ayer y mañana ya no existen. Eres dueño de todo el tiempo y el espacio. Tú los contienes, no ellos a ti.

Si llegas a vivenciar esta verdad, vivirás desde otra dimensión de conciencia. Aquí no hay consecuencias de actuaciones. Aquí no existe el karma, no se carga con un destino. El futuro no es predecible, no depende de los acontecimientos, sino que son estos los que depeden del lugar en el que te sitúes.

 

Extracto de: Mundos de Éter, de Graciela Bárbulo

 


  • 0

Iluminación

— Maestro, yo hago lo mismo que tú, tengo tu misma percepción de las cosas; sin embargo, tú estás Iluminado, estás liberado del dolor, y yo no. ¿Cuál es la diferencia?

—La diferencia primordial es que yo veo al que actúa, por lo tanto no soy él, y tu eres quien actúa, por lo tanto no te ves.

Graciela Bárbulo

  • 0

Nuestra parcela de mente

Lo que tú piensas, de algún modo, es un pensamiento de todos, porque la mente que usas para ello es una mente común a todo el mundo, ya que solo hay Una.

“Sin embargo, cada cual se identifica sólo con una parte. Entonces coge esa parte, le pone un cerco, la siente dentro de sí y decide que le pertenece.

“Al decidir que le pertenece, se identifica con ella y, como consecuencia, necesita protegerla. La hace suya, por lo tanto la integra como parte de sí mismo.

“Eso con lo que te identificas, eso eres tú. Y necesitas protegerlo porque, al ser tú, si algo le pasa, si es atacado, tú eres atacado.

“La manera de protegerlo, de defenderlo implica, inevitablemente, la separación.

“Cada cual va por el mundo con aquello que cree que él es, pensando que si eso desaparece, él también lo hará. De esa forma, el primer objetivo de cada persona es cuidarse mucho de los demás y elegir como compañeros de viaje sólo a aquellas personas que le apoyen, que le afinquen en su error cada vez más. Los que lo hagan así serán sus amigos, por lo menos mientras lo hagan. Los que no, sus enemigos.

“Y lo único que habrá hecho con esta identificación es aislarse, es abrir una brecha. Se habrá identificado con algo que no es nada, que sólo existe en su imaginación y se habrá alejado de lo que verdaderamente existe y le pertenece: su unicidad con los demás.

“Todos, absolutamente todos los problemas provienen de identificaciones erróneas. Y cualquier identificación que se viva a nivel terrenal es errónea.

Extracto de: Conversaciones en la Hoguera del Conocimiento, de Graciela Bárbulo