Me pongo en pie

Me pongo en pie

Etiquetas:

Categoría: Poemas Místicos

Me pongo en pie,

toco mis heridas sangrantes,

elevo la vista y, ante mí, un ser,

perdido en su pasado, me mira, interrogante.

 

En sus ojos, todas las miradas perdidas.

 

Le sonrío,

y él me dice vamos,

déjame que te cure las heridas.

 

Damos la espalda a todos los muros

y echamos a andar hacia el futuro,

juntos,

libres.

 

 

Graciela Bárbulo


Una vida en la yema de los dedos

Categoría: Relatos

De nuevo, una noche más, atrapada en el abismo de su mente.  

El pasado, en este presente, configuraba un futuro incierto. El terror se llamaba crisis de pánico. La soledad era frío en los huesos y dolor en las mandíbulas.

Pero había un presente previo, aquel de luz, risas, inconsciencia y logros cumplidos sin duda. Todo era logrado por aquella chica que no dudaba que sería así. Todo. ¿Sería esa la clave? ¿Sería la realización un proceso que se deslizaba ante los sentidos cuando no invadía su fluir el obstáculo de la duda?

¡Cuántas veces había visto tan claro su deseo, sin interferencias! Tantas como lo había logrado convertir en realidad. No había sido consciente, pero ahora advertía que esa era la diferencia entre aquel tiempo y este; esa era la clave.

Así que cogió el portátil y, tal y como estaba la habitación, fría y sin luz, lo puso sobre la manta que cubría sus rodillas mientras se incorporaba colocando un almohadón tras su espalda, y comenzó a escribir.

Estaba claro. Se trataba de buscar un encuentro con la liberación de aquel crudo proceso que estaba viviendo en su mundo emocional. Y, aún más, de provocar un encuentro con una buena entrada a otro mundo maravilloso. Un mundo que pudiera dar soporte a quien se había demostrado tanto tiempo antes que era ella, donde pudiera desplegar sus mejores sonrisas, sus más ardientes vivencias. En fin, donde sentirse viva.

Unas noches atrás se le había ocurrido la idea de desplazar mentalmente la visión de su anhelo actual hacia el pasado, provocar la sensación de que había avanzado en el tiempo respecto del logro, de forma que todo aquello ya habría sido superado, con la finalidad de averiguar qué cambiaría si pudiera realizarse el desenlace. Pero se perdió en la búsqueda de una identidad para posicionarse en el objetivo, y el proceso de visualización se diluyó. Ahora haría lo de siempre, escribir, pero imprimiría a sus textos un único objetivo: una solicitud. Era fácil, como escritora, descubrir lo difícil que resulta seguir un guión, cuando las teclas comienzan a danzar, para plasmar un argumento. Por lo tanto, en este caso sería el propio texto el que se definiera a sí mismo. No había guión, sólo un punto de partida y un final. Ese era todo el esquema con el que contaría aquello que podría convertirse en una novela, un relato o.. ¡quién sabe! Y qué más daba. No iba a ser algo escrito por ella a través de sus manos, sino algo escrito para ella a través de sus manos. Así que, en total oscuridad, con la única luz de la pantalla y la ilusión, los dedos comenzaron a machacar las teclas, una tras otra, a veces más deprisa, a veces a trompicones. Alguna vez, simplemente, parando y regalando a la imaginación una imagen para pedir ayuda.

Todo era perfecto. Un nuevo proyecto. ¿Un texto? ¡No!, una vida. Una vida desde la cual salir de la vida a su tiempo y amablemente.

 

Graciela Bárbulo


Comprender para Empoderarse

La Transmutación permite Trascender el conflicto para y alcanzar la Liberación

Con frecuencia, las personas esperamos recibir de otros (amigos, terapeutas…) pistas sobre cómo actuar frente a situaciones que consideramos injustas, para eliminarlas.

Sin embargo, el secreto para lograr esto no reside en un comportamiento determinado, sino en una Visión determinada. Los problemas existen en tanto que nuestra mente los percibe. Tenemos que eliminar la percepción de rechazo, dejar de percibir injusticia, y trasmutar la situación. Nadie puede cambiar nuestras vidas.  Cuando sintamos que estamos padeciendo algo injusto, la forma de transmutarlo pasa por “Comprender”.

«Comprender» quiere decir abarcar. Aquello que abarcas, lo «Comprendes», porque Comprendes sus partes, todas, no solo las que te afectan (la parte dual que permite una interpretación desde la óptica de tus intereses).

Solo después de Comprender se puede Trasmutar.

Esto implica pasar de la Dualidad a La Unidad: Cuando tienes un problema, estás viendo solo una cara de una realidad, que en sí misma no es ni buena ni mala. Percibes, simplemente, la parte que te afecta. Y te afecta porque fricciona con otro sector de tu realidad que quieres proteger, llegando hasta el punto en que esta fricción se convierte en problema (porque exige una renuncia para desaparecer).

Pero eso de lo que solo percibes la cara que te atañe, tiene otra parte que lo justifica, que justifica su existencia. Entonces, si logras pasar de la dualidad, de ver la cara que representa tu problema, al concepto total en sí: lo que «eso» Es en sí mismo, Comprendes la razón de su existencia, y logras también Comprender los motivos de su incidencia en tu vida, en tus circunstancias.

Este es el único modo de trascenderlo. Porque lograr esto es viajar desde la Dualidad hasta la Unidad. Y al viajar hasta la Unidad, «Comprendes», y el tiempo que permanezcas en la Unidad también estás libre del problema, porque ¡era problema en tanto que tú friccionabas con ello, es decir, en tanto que tú, al ser dual, te veías afectado por un aspecto de «eso»! Sin embargo, al formar parte de la Unidad, Acoges «eso», es decir, «eso» ya forma parte de lo que tú manejas, incluso decides si existe o no, de manera que no hay cosa externa que atente contra nada tuyo (vida, relaciones…).

Y esto requiere Empoderamiento.

Por lo tanto, la clave está en ser uno mismo quien Comprenda, quien acepte, quien se empodere y quien logre Trascender lo que le afectaba negativamente, para convertirlo en anécdota.

Como ves, no funciona la acción de otro. No hay nada que hacer que no sea desde tu identidad. Por otra parte, aún si otro pudiera intervenir, estarías dependiendo siempre de él, porque al no haber llegado a alcanzar el concepto de Unidad, te volverías a ver pronto en otra similar, y de nuevo solicitarías ayuda.

Eres dueño de ti mismo, de tus circunstancias, de tu percepción, de tu realidad.

Ojalá te pueda ayudar, a través de los contenidos de este Blog, a vivenciar esta Verdad, a deshacerte de todo lo que suponga un problema. Y, más tarde, a independizarte del entorno. Tú eres tu único dueño, y el artífice de tu vida, y lo comprobarás si conectas con lo aquí expuesto.

Acepta → Comprende (la parte de tu realidad que te genera conflicto, y conviértete en aquello que es capaz de integrarla, para que ya no forme parte de tu vida, perjudicándote)  Empodérate.

Construye la vida que quieres. Estás capacitado. Eres Libre.

 

Graciela Bárbulo