Cuando al fin

  • 0

Cuando al fin

Cuando al fin venció el terror
y se atrevió a mirar a sus demonios,
descubrió que ellos,
aterrados,
no se atrevían a mirarle.


  • 1

Conversaciones entre el sabio y el loco – 5 –

O no hay nada afuera o yo soy afuera

—¿Cómo puedes decir que no hay nada ahí afuera?
Mira, mira todo esto, las colinas, los ríos, las montañas,
la gente, los problemas…

—¿Afuera? ¿Eso está afuera?

—Claro, ahí, delante de mis ojos.

—Pero tú no terminas en tus ojos.

—Yo soy mi cuerpo, y me comunico con lo de fuera a
través de mis sentidos.

—Tú eres lo que ves. Crees que todo ello está afuera
porque crees que tú eres el que ve, nada más; pero
tú también eres lo visto.

—Entonces…, ¿qué soy yo, sino este cuerpo que observa
y siente?

—Este cuerpo es la mirilla por la que percibes lo que
realmente eres. Y eres todo eso que observas y sientes.
Eres el que observa y siente, y eres el observar y el sentir.

 

(Todos somos sabios)

  • 0

Realidades y sus narradores

La Realidad tiene un narrador omnisciente en primera persona (todo es ‘yo’).

La vida tiene un narrador interno protagonista en primera persona. Y otro. Y otro, y otro y otro…

Cada uno de ellos llama «realidad» a su perspectiva narrativa personal.


  • 0

Que tu subconsciente no sea tu contrincante, sino tu aliado

Vigila tu subconsciente, no sea que tenga otro plan y te ponga la zancadilla cuando decidas dirigirte a una meta.

El subconsciente es simplemente una programación, y actúa inconsciente, silenciosa y solapadamente. No tiene voluntad, solo inercia.

Pero tú eres la voluntad consciente, vívida, de manera que el timón está en tus manos.

Recuérdalo, el poder es tuyo, porque eres la vida en acción, la voluntad consciente.

Graciela Bárbulo

(Pin)


  • 0

Ausencia de presente

Nos vamos quedando sin futuro a medida
que vivimos más y más en nuestro pasado.

No es la edad la que nos acorta la vida;
es la ausencia de presente.

Graciela Bárbulo

(Ver Pin)

  • 0

Modificar el propio mundo

Este mundo está conformado por imaginación.  No solo la de cada cual. Todas las mentes se mezclan.

Yo puedo crear desde mi imaginación cosas nuevas en él a voluntad, pero tengo que persistir hasta que la sustancia creada por mí sea más potente que la colectiva.

Lo más accesible para mí es mi mundo privado, y su creación debe realizarse también en privado o con otra mente con la misma proyección.

La mente crea la forma, pero la vitalidad de esa forma se construye desde la emoción que inspira.

La sensación corporal de vivirla, la precipita hacia la materialización. Entonces tenemos todo ello en esta dimensión, de manera que lo creado desde mente, emoción y sensación nos permite la realización de eso mismo, pero ya a través de los sentidos.

La mente es eléctrica. La emoción, magnética. Y la sensación, vital. Todo ello unido crea lo que consideramos realidad, a través de la dualidad de la tercera dimensión.

¿Qué deseas modificar en tu mundo?

Graciela Bárbulo