Siroco en mi Sáhara

Siroco en mi Sáhara

Etiquetas:

Categoría: Relatos

La arena azotaba mis mejillas, se colaba por mis pestañas, mis oídos, mis fosas nasales; inundaba mi melena, latigueaba mis brazos y piernas, hasta que alcanzábamos el portalón de la iglesia y entrábamos.

La doctrina azotó mis mejillas, se coló por mis sentidos, inundó mi melena, vapuleó mi cuerpo entero por entre las costuras de mi vestido.

Y todo aquello había sido engendrado para amar y ser amado.