Archivo por meses: noviembre 2017

Liberarse de las pasiones negativas para sanar

Por: Graciela Bárbulo

 

Estoy convencida de que toda enfermedad se puede curar. Porque curar no es crear, sino revertir lo creado. Curar no es hacer, sino deshacer.

Se trata de, simplemente, devolver el cuerpo a su origen. Si hemos sido capaces de crear sobre el cuerpo una apariencia diferente a su naturaleza, ¿cómo no va a ser posible volver a lo que subyace a esta apariencia?

No hay nada que hacer, solo eliminar. Simplemente permitir que lo que se ha superpuesto como apariencia se disuelva.

Volvamos a la naturaleza de lo que fuimos antes de enfermar. Si es posible, encontremos el punto de inflexión que cambió nuestro estado, y corrijámoslo. Creemos un nuevo pasado, perdonemos, descubramos que simplemente absorbimos una fantasía creada en nuestro mundo emocional, en nuestro estado anímico y psíquico, y sigamos adelante con la ligereza de lo que éramos antes de ese momento.

Volvamos a nuestra naturaleza. Nuestro cuerpo tendrá que adaptarse a lo que realmente somos para que podamos llevarnos a cabo.

Perdona, sigue adelante y vive la vida de tu naturaleza libre de pasiones negativas. Entonces todo lo que necesitas para expresar quien eres tendrá, inevitablemente, que asociarse a quien eres.

Recuerda, nuestro cuerpo y nuestro entorno son respuesta, nunca propuesta.


Conversación entre yo y Yo

—En realidad nunca he nacido a este mundo, y esto es una enorme obra de imaginación conjunta.

» Lo sé. Lo percibo. Pero, ¿cómo puedo colocar mi conciencia en la percepción de la obra sin estar dentro? ¿Cómo puedo aislarme de las sensaciones de los sentidos?

» ¿Cómo puedo dejar de ser víctima y volver a mi origen? Y, si esta representación está creada por mí, ¿cómo puedo reconfigurarla?

 

—En este momento, eres parte de un conjunto. Esta mente desde la que percibes es una identificación con un yo, de manera que te ves envuelta en otros yoes. Entonces, tienes que vivir con relación a tus conceptos de los otros, y de la creación misma.

» Para salir tienes que romper el puzle entero. Date cuenta de que todo lo que percibes que te sucede en el mundo está relacionado con los otros.

» Lo primero es el lugar que ocupas. Elige ocupar otro lugar. Elígelo desde la sensación de la vivencia que deseas representar para ti.

» El lugar en el que estás ahora (tus situaciones, experiencias, entorno…) vienen como respuesta a tus conceptos de los otros y del mundo mismo. Cambia esos conceptos.

» ¿Algo te confronta con otro yo? Abandona el conflicto que representa el otro en ti. El otro no es más que el muro que eriges para darte cabezazos. Permite que caiga. No hay un otro en contraposición, solo en referencia a su propio yo.

» ¿Algo te confronta con el mundo? ¿Cómo puede ser eso, si el mundo que percibes está configurado con tu criterio de él? ¿Te das cuenta? No, el mundo no es hostil en sí mismo. El mundo en el que vives, tu ambiente y las posibilidades que parece ofrecerte, representan tu capacidad para darte el derecho de expresarte a lo grande. Todos los recursos que necesitas para vivir feliz aquí ya los tienes. Vienen de lo increado. Vienen de tu potencial, que es total. Sin embargo, te colocas en una situación de carencia, y automáticamente se generan las circunstancias que te convierten en víctima.

» Créate a ti misma como quieras, pero si no te confrontas verás que todo es posible, que todo está bien, que no hay enemigos ni hostilidad, que el mundo te acoge y es una fuente de posibilidades. Es tu concepto de yo lo que hay que corregir, recuerda. Y el yo se representa respecto de cada otro yo, y respecto del ámbito en el que desarrollar las experiencias.

» Siente el total en ti. Siente por encima de lo que tus sentidos perciben. Olvida la apariencia. La magia existe, y lo «imposible» puede suceder en un instante. Una vez sucedido, la mente acoplará una justificación para no percibir la fisura de lo ilógico en la lógica que creéis vivir.

» Tú, que creas tu realidad, no eres quien la padece. Eres quien la crea y observa. Y luego la siente.

» Olvídate de lo que parece ser y permite expresarse a Lo que Es. En poco tiempo lo tendrás delante, materializado.