Toda una vida

  • 0

Toda una vida

Argimiro, constreñido, como era, y estupefacto como estaba, se tiró por el balcón.

Tardó un buen rato en llegar al final del trayecto, algo así como toda la vida.

Una vez hubo terminado el viaje, subió de nuevo y continuó su historia, liberado, impasible.

 

Ver Pin
Share this...
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someonePrint this page

Leave a Reply