Enfermedad y Verdad

  • 0

Enfermedad y Verdad

Cada enfermedad es el depósito de una emoción.

Y no existe emoción sin juicio; es decir, sin mente.

Entonces, cada enfermedad es el depósito de un juicio. O sea, derivación del pensamiento.

 

No es necesario que se trate de un pensamiento negativo. No necesariamente.

Un fuerte anhelo positivo también se ancla en el cuerpo. Porque tanto positivo como negativo representan la mitad de la verdad. Por lo tanto, cada uno es un algo que sólo puede sobrevivir dentro de la materia, ya que la materia es el tablero de juego de la mente.

 

La verdad es invisible. Cuando se divide, ambas partes se materializan.

 

De tal manera, la aniquilación de la enfermedad requiere valorar lo contrario de lo que esta enfermedad está inmovilizando. ¿Cómo? Soltando eso a lo que nos aferramos, eso que depositamos en nuestro cuerpo, en nuestro mundo, para permitir que la disolución suceda y ambas partes se reúnan como consecuencia del abandono de la manipulación del juicio y, con ello, de todo conflicto resultante.

 

Graciela Bárbulo
Share this...
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someonePrint this page

Leave a Reply