Contarlo

  • 0

Contarlo

Hay dos formas de llevar a cabo el proceso de escribir:

Una, tener algo que contar y contarlo.

Otra, no tener nada que contar, y contarlo.

Yo hoy no tengo nada que contar, pero eso no quiere decir que no tenga nada dentro que necesite expresarse. De hecho, si me pongo a escribir es para leerme, para escucharme, para saber de mí. Porque el hecho de no tener algo circulando por la sangre con ansia por salir significa que hay algo que da vueltas y vueltas en mi interior, seguramente dejando rastro, un rastro que estallará, cuando menos lo espere, en un irresistible impulso por ponerme a escribir porque tengo algo que contar.

Eso tenía que contar, y lo he contado.

Graciela Bárbulo

Leave a Reply