Archivo por meses: abril 2016

No puede darte amor

Etiquetas:

No puede darte amor aquel a quien tú no amas.

Te dé lo que te dé, si no le amas para ti nunca será amor.

Graciela Bárbulo

Todo es muy simple

Categoría: FotoFrases

Todo es muy simple.

Si se hace complicado es porque, para llegar al núcleo de esa simplicidad, debemos derrumbar el laberinto que nosotros mismos hemos creado.

 

Graciela Bárbulo

Iluminación

— Maestro, yo hago lo mismo que tú, tengo tu misma percepción de las cosas; sin embargo, tú estás Iluminado, estás liberado del dolor, y yo no. ¿Cuál es la diferencia?

—La diferencia primordial es que yo veo al que actúa, por lo tanto no soy él, y tu eres quien actúa, por lo tanto no te ves.

Graciela Bárbulo

Me hubiera gustado

Categoría: Relatos

Me hubiera gustado salir contigo, pero salí sola a la terraza. Llovía. Hacía ese tipo de fresco que se quita con tu brazo sobre el mío. Solo habría que esperar un poco para que amaneciera. Quizá cuatro o cinco horas. Me hubiera gustado ver las líneas del cielo coloreándose a tu lado. Pero tal vez aún no volverías, hasta la próxima semana, o el próximo mes. Quién sabe. Quizá no volvieras nunca porque ya te hubieses tragado las pastillas, o lo hicieras en unas semanas, o meses.

No podía hacerlo contigo. Si se tratara de un viaje a tu lado, tal vez. Pero la muerte es individual, y mientras estuviera pasando el tiempo sin que contaras conmigo aún podrías volver en alguna ocasión, todavía.

Cada vez hacía más frío, y el amanecer estaba lejos. Así que volví a la habitación, eché las persianas por si amanecía sin ti, y cerré los ojos.

Era igual dentro que fuera, entonces que ahora. Llueve. Y hace frío.

 

Graciela Bárbulo

Egoísmo

Etiquetas:

Lo han llamado egoísmo.

Pero si no nos anclamos en nuestro centro nos lleva cualquier viento.

Lo han llamado egoísmo, los vientos…

Graciela Bárbulo

El hombre que prefería buscar a encontrar

Etiquetas:

Categoría: Poesía

No estaba preparado para un sentir intenso y sucumbió.

Por eso,
cuando sintió
que no podía cargar con aquel peso, le dijo que no había nada en ella que él pudiera querer.

Y se marchó
dejando a la que no necesitaba en una silla de un salón.

Comenzó a sufrir.
Y conoció alguien en quien buscar continuamente. Llamó a su antiguo hogar:
«qué poca cosa has sido para mí;
ahora lucho, estoy vivo».

Y cuando se volvió ante su presente, dijo a aquella mujer:
«No paro de buscarla en tu mirada
y no la encuentro,

pero me muevo al despertar de cada día».

 

Graciela Bárbulo
Extracto del libro Merafísica.

Ahí no hay nada

Ahí no hay nada.  

Te pones las gafas de la culpa, del rencor, del victimismo, del sufrimiento, de la carencia… y ves eso. Todo lo que hay es la actividad que da forma a lo que justifique ese rencor, esa impresión de culpa, de dolor, esa sensación de ser víctima…

Y cada vez se añade algo nuevo que genera una forma externa que se acopla a ello.

Solo perdonando, perdonándonos, podemos limpiar el cristal de esas gafas.

¿Qué verías si eliminaras la culpa? ¿Qué cambiaría en tu vida? ¿Quién cambiaría?

¿Qué verías si eliminaras el victimismo? 

¿Qué verías si ¡te perdonaras!?

Toda interactuación con otro ser vivo es la comunicación de dos universos que se equilibran. Cada uno vive contra el otro lo que necesita para ser como es. No es posible hacer daño si no hay una víctima que previamente haya tomado contacto con la sensación de injusticia. Todo está compensado en este mundo dual. Nadie te hace daño. No haces daño a nadie. Simplemente llevas a cabo lo que define una cualidad de tu ego en conjunción con otro ser que hace lo propio, pero con la cara opuesta de la situación.

¿Qué hay más allá de este mundo percibido como tal? Al final de él, todo, y nada.

Entremedias, todos los niveles de percepción derivados de la conciencia del observador. La conciencia es aquello que se es, y no es constante: varía en cada momento. Ahora soy feliz, y todo lo que percibo es armonioso, amable, bello…. Ahora soy desgraciado, y todo lo que percibo es hiriente, fastidioso, cruel, feo… Ahora soy poca cosa, y mi mundo se adecua a ello poniéndome a personas y situaciones que me invaliden, rechacen, ofendan, hieran…

Y ahora soy todopoderoso. Entonces, el mundo pone ante mí todo lo que represente la aceptación, el respeto, la belleza, la armonía, la salud, la opulencia…

Y sigues avanzando y todo se va diluyendo cada vez más, perdiendo cada vez más densidad. Y llega un momento en que todo ‘es’ de inmediato como yo siento, y percibo que no hay exterior, solo un enfoque parcial del todo informe que toma forma al ser percibido por ese enfoque. No es como lo ves: lo conviertes en lo que percibes, para ti, para tu consumo de ello. El mundo que tienes es tu creación para tu consumo. Y cuando no necesites alimentarte de nada, cuando ya seas todo, autosostenible, completo, cuando seas, en conciencia, el Todo, dejarás de ser enfoque, y cada cosa desaparecerá.

Todo desaparecerá para ti y comprenderás que nada Es en sí mismo. Entonces podrás conocer que siempre que haya un punto de vista, existirá un mundo. Y todo ‘es’ y nada ‘es’. No hay un mundo que se encienda y se apague. No hay nada más que lo que tú ves, pero lo que tú ves es una percepción personalizada del todo, a la que has dado una forma determinada, mientras ello mismo, ‘no-es’.

Solo puedes desaparecer del mundo cuando todos aquellos seres vivos hayan quedado saldados, eliminados, de tal forma que por ninguna de las dos partes exista nada que active una visión del otro de una manera determinada. Eso es por lo que cada liberación personal implica la liberación en el aspecto equivalente de la otra entidad.

Dos imanes desaparecen cuando se vuelven una pieza.

 

Graciela Bárbulo

Modificar el propio mundo

Este mundo está conformado por imaginación.  No solo la de cada cual. Todas las mentes se mezclan.

Yo puedo crear desde mi imaginación cosas nuevas en él a voluntad, pero tengo que persistir hasta que la sustancia creada por mí sea más potente que la colectiva.

Lo más accesible para mí es mi mundo privado, y su creación debe realizarse también en privado o con otra mente con la misma proyección.

La mente crea la forma, pero la vitalidad de esa forma se construye desde la emoción que inspira.

La sensación corporal de vivirla, la precipita hacia la materialización. Entonces tenemos todo ello en esta dimensión, de manera que lo creado desde mente, emoción y sensación nos permite la realización de eso mismo, pero ya a través de los sentidos.

La mente es eléctrica. La emoción, magnética. Y la sensación, vital. Todo ello unido crea lo que consideramos realidad, a través de la dualidad de la tercera dimensión.

¿Qué deseas modificar en tu mundo?

Graciela Bárbulo


Cuando no tienes nada

Etiquetas:

Categoría: FotoFrases

Cuando no tienes nada,

Lo Eres Todo


Nuestra parcela de mente

Lo que tú piensas, de algún modo, es un pensamiento de todos, porque la mente que usas para ello es una mente común a todo el mundo, ya que solo hay Una.

“Sin embargo, cada cual se identifica sólo con una parte. Entonces coge esa parte, le pone un cerco, la siente dentro de sí y decide que le pertenece.

“Al decidir que le pertenece, se identifica con ella y, como consecuencia, necesita protegerla. La hace suya, por lo tanto la integra como parte de sí mismo.

“Eso con lo que te identificas, eso eres tú. Y necesitas protegerlo porque, al ser tú, si algo le pasa, si es atacado, tú eres atacado.

“La manera de protegerlo, de defenderlo implica, inevitablemente, la separación.

“Cada cual va por el mundo con aquello que cree que él es, pensando que si eso desaparece, él también lo hará. De esa forma, el primer objetivo de cada persona es cuidarse mucho de los demás y elegir como compañeros de viaje sólo a aquellas personas que le apoyen, que le afinquen en su error cada vez más. Los que lo hagan así serán sus amigos, por lo menos mientras lo hagan. Los que no, sus enemigos.

“Y lo único que habrá hecho con esta identificación es aislarse, es abrir una brecha. Se habrá identificado con algo que no es nada, que sólo existe en su imaginación y se habrá alejado de lo que verdaderamente existe y le pertenece: su unicidad con los demás.

“Todos, absolutamente todos los problemas provienen de identificaciones erróneas. Y cualquier identificación que se viva a nivel terrenal es errónea.

Extracto de: Conversaciones en la Hoguera del Conocimiento, de Graciela Bárbulo